Por José María Melchor Rangel

Cruella. Muchos recordamos a este singular personaje de nuestra infancia gracias al animador de Disney Marc Fraser Davis que nos presentó a una mujer estilizadísima y excéntrica con icónico abrigo de piel y cigarro en mano, sin embargo, ¿sabías que este personaje fue creado en 1956 por la escritora Dodie Smith, autora del best seller “Los 101 Dálmatas”? Posteriormente, en el año de 1996, la gran actriz Glenn Close se encargó  de dar vida a esta mujer en una adaptación live-action y ahora le tocó a Emma Stone dar a conocer el pasado de una las villanas más crueles de Disney.

Detrás del exitoso estreno de “Cruella”, está Disney y un gran equipo de marketing que ayudó a este personaje a retomar fuerza y regresar con su propia historia.  Además de pósters, avances y entrevistas para promocionar la película, la campaña constó de una serie de elementos importantes para hacerte olvidar que Cruella era una villana y así lograras sentir empatía con ella. A continuación vamos a hablar de ellos:

Storytelling

Es una de las herramientas más tradicionales de mercadotecnia, pero ante el crecimiento de plataformas online, ha sido usada con mayor frecuencia para comunicar un mensaje y hoy en día para lograr conectar una historia con el consumidor por medio de sus emociones. Esta cinta usa el storytelling de ficción para permitirnos conocer el pasado de esta mujer y empatizar con ella.  Nos muestra situaciones por las que tal vez hemos atravesado: perder a un ser querido, tu primer empleo, un jefe inolvidable o esa sensación de ser “libre e independiente” a la hora de tomar tus decisiones. Es ahí cuando olvidamos la sensación de empatía  por la misma mujer que deseaba matar a unos cachorros dálmatas para un abrigo.

Los pósters

Gracias a la Agencia de Marketing Concept Arts pudimos darnos cuenta de que la película buscaba recrear la escena punk de los años 70 a través de una paleta dúo minimalista en donde resaltan tanto el blanco como el negro. No olvidemos ese color rojo predominante  en el logotipo de la película; este color atrae rápidamente la atención, evoca emociones fuertes y transmite la intensidad del personaje de Cruella.

Los adelantos

Estos son de suma importancia para despertar al consumidor, así como generar expectativas de la película. En este caso, los avances mundiales no mostraban el pasado de nuestro personaje, sino principalmente conjuntos icónicos acompañados de caos en una época punk, dando como resultado un fuerte número de visitas en sus primeras 24 horas de estreno.

Marcas

Aunque tal vez no aparezcan los logotipos de la marca, se identificó fácilmente que MAC creó y puso a la venta una línea de maquillaje exclusiva para la cinta. No olvidemos a Funko Pop que, previo al estreno de la película, anunció nuevas figuras de Cruella.

Publicidad y prensa

Es evidente que el cine y la moda son una buena combinación a la hora de crear una película. El año pasado en la Disney ‘s D23 Fan Expo se mostraron los vestuarios de la protagonista y el nuevo diseño del personaje. Esto causó revuelo en redes sociales ocasionado que el público hiciera comparaciones con la versión del personaje de Glenn Close. También se aprovechó la entrega de los Grammys 2021 para mostrarnos más de esta nueva Cruella en piel de Emma Stone. Una de las entrevistas claves del director fue para la revista British Vogue donde vendió la idea de una villana con un gran sentido de la moda.

Moda

Una paleta especialmente seleccionada nos muestra el rojo como el centro de atención para después pasar al blanco y negro, esto permite que podamos ser testigos de la evolución del personaje. Las texturas y los diseños reflejan una inspiración al famoso diseñador Alexander McQueen. La diseñadora Jenny Beaven (“Mad Max: Fury Road”, “Sherlcok Holmes” creó más de 277 vestuarios; 33 de la baronesa y 47 de Cruella.  No importa si eres fan o no, pues más de un atuendo te robara la atención, y si no me crees espera que llegue noche de brujas y veremos como todes se pintan de blanco y negro.

Cruella-02-Emma-Stone
“Cruella” | Cortesía de Disney+

Distribución

Disney usó un estreno simultáneo tanto en cine como a través del acceso Premium para verla en su plataforma de streaming. La alfombra roja causó furor en redes sociales porque fue uno de los primeros estrenos después de la contingencia sanitaria que se llevó a cabo presencialmente. Fue una buena estrategia para intentar volver a la normalidad.

Banda Sonora

El sentido auditivo es una herramienta factible para la mercadotecnia porque permite contar la historia por medio de sonidos o música, permitiéndote viajar a esa ciudad donde crece la villana de Disney. Los clásicos musicales rara vez fallan en generar un sentimiento de nostalgia en el consumidor. El director Craig Gillespie, cada vez que llegaba al set, armaba su lista de reproducción para poder crear un ambiente de alegría y así crear un matiz audiovisual; en los descansos de rodaje se escuchaba desde The Rolling Stone hasta la fabulosa Nancy Sinatra. Esto dio como resultado una espléndida lista de canciones que Cruella de Vil probablemente escucharía durante su rutina.

Anuncios

Los anuncios en línea utilizaron los pósters para llevarte, por medio de un simple clic, a la página de Disney+. Además, Twitter fue la mejor red social que pudo escoger el equipo de mercadotecnia para compartir banners, fotografías y adelantos. Y es cierto, a todo el mundo le encanta opinar así que más de uno se percató de esa letra “C” partida en dos colores para reafirmar el posicionamiento del personaje en tu mente.

Es interesante como una cinta hecha por Disney fue perfecta para ser vendida como una pieza de alta costura.  Podría haber sido una mala decisión intentar venderlo como un fashion film, pero desde la campaña publicitaria hasta la entrevista a la aclamada revista Vogue, podemos darnos cuenta de que este largometraje se vende al consumidor como una película glamorosa sobre un icónico personaje, resaltando con audacia el rojo, blanco y negro para asociarlo con ella, cumpliendo así el objetivo de Disney de crear una película glamurosa sobre un icónico personaje.