Desde hace más de 30 años, Uganda atraviesa por una terrible dictadura que toma represalias ante cualquier intento de liberación. Bobbi Wine es un famoso cantante y activista que usa su música como herramienta para luchar contra este régimen. Bobi Wine: The People’s President, de los directores Moses Bwayo y Christopher Sharp, muestra esta batalla contra un enemigo feroz en la cual, a través de su arte y de su conexión con la gente, Bobi Wine busca terminar de una vez por todas con un gobierno autoritario.

El documental sigue a Bobi desde sus inicios en la política hasta las elecciones presidenciales de 2021: con una mezcla agridulce de inspiración y frustración, los directores retratan con admiración el coraje del cantante, pero también nos dejan caer un balde de agua fría ante cada nuevo obstáculo impuesto por el dictador. Desde un comienzo esta es una historia cargada de impotencia y enojo, pero los creadores evitan caer en el victimismo y se enfocan en la esperanza que Bobi siempre transmite.

Un recurso muy acertado que utilizan para esto es hilar la historia mediante canciones del artista, acompañadas de tomas optimistas de la gente en las calles dispuesta a votar por Bobi y por un cambio. Estas melodías no solo están perfectamente colocadas para avanzar la trama, sino que además son muy pegajosas, alegres e inspiradoras, basta con escuchar Everything is Gonna Be Alright, tema original compuesto para la cinta que funciona como una especie de himno de resistencia alegre ante la brutalidad del gobierno ugandés.

Sin embargo, no por ser optimistas los directores (ni el propio Bobi Wine) son ingenuos. Ambos saben que hay un peligro constante, y se encargan de plasmarlo en su historia. Cuando los soldados atacan a la población civil, meten preso a alguien del partido de Bobi o su vida corre riesgo, los actos son mostrados sin filtros o atenuantes. 

Cada giro dramático está construido de manera respetuosa hacia las personas representadas para mostrar la injusticia que viven. A diferencia de otros documentales irresponsables como The Deepest Breath o Stranger by the Gate que utilizan la tragedia como una sorpresa o un giro de tuerca para generar shock, acá los realizadores dejan que los acontecimientos se desarrollen frente al espectador, lo cual impacta aún más por lo inaudito de las acciones gubernamentales.

Bobi Wine: The People’s President logra balancear con éxito su contradictoria mezcla de impotencia y esperanza. Moses Bwayo y Christopher Sharp logran capturar la esencia de su protagonista así como su cercanía con el pueblo. Ante todo, este es un retrato de resiliencia frente a la injusticia y una demostración de cómo es posible encontrar alegría incluso en los lugares más oscuros.

“Bobi Wine: The People’s President” es finalista al Oscar 2024 a Mejor Documental y está disponible en inglés en el canal de YouTube de National Geographic.