El director japones Hirokazu Kore-eda ha trabajado con la dinámica de familias no precisamente conectadas por la sangre sino por el destino: “Shoplifters” es una historia sobre las prácticas ilegales que se utilizan para sobrevivir de la pobreza y fue elogiada por tener un retrato respetuoso, ganando la Palma de Oro en Cannes en 2018. Este año presenta su debut en coreano con “Broker”, cinta también competidora de dicho festival (esta vez ganadora de Mejor Actor para Song Kang-ho) y que habla de la adopción, de la crianza y de la compasión, con varias historias que ayudan al espectador a tener una perspectiva completa de todos los hechos.

Una joven madre llamada So-Young (IU) llega a la baby box (buzón creado específicamente para depositar a bebés de manera anónima) de una iglesia, pero en vez de resguardar a su recién nacido adentro, lo coloca en el piso con una nota en donde asegura que volverá por él. Mientras tanto, las detectives Soo-Jin (Bae Doo-Na) y Lee (Lee Joo-Young) están escondidas observando los hechos y cuando So-Young se va, la primera toma al bebé y lo ingresa en la caja. Justo después, Sang-hyeon (Song) y Dong-soo (Gang Dong-won) lo recogen, esto con el propósito de venderlo a padres adoptivos. La película se complica una vez más cuando So-Young regresa por su bebé y conoce a los dos hombres, los obliga a pagarle la mitad de las ganancias y a dejarla acompañarlos en la búsqueda de una pareja adoptiva adecuada, todo mientras las detectives los persiguen: con esto, “Broker” se convierte en una road movie.

El viaje en carretera se compone por caminos y paradas, ambos funcionan como escenarios de tensión y conflicto que se dan por dilemas morales en torno al bebé y principalmente al papel de la madre: si debió o no concebir al bebé, si ella está o no en condiciones para mantenerlo; So-Young recibe todas estas opiniones por parte de las personas que la rodean, pero ninguna parece ser suficiente para ellas. Es imposible complacer a todo el mundo.

Estos personajes son muy complejos por el simple hecho de tener diversos privilegios (y no específicamente monetarios), pues sus pasados influyen en sus pensamientos y decisiones pero, pueden cambiar al tener nuevas experiencias y es eso lo que pasa en la cinta. Hay lugar para el perdón y la comprensión, pues Kore-eda crea personajes que no son ni buenas o malas personas sino una combinación de ambas; no hace falta discutir sobre si una decisión es correcta o incorrecta, es solo eso, una decisión. Por ello se crea un ambiente libre de juicios en donde un personaje trata de sacarle una sonrisa a otro, sea por medio de travesuras o pequeños actos de bondad no solicitados. Kore-eda es un experto en crear personajes tan diferentes y a la vez tan conectados, no importa si comparten sangre o no, se respetan al entender sus arrepentimientos y cambios de decisiones. Hay una escena completamente genuina y emocional (ejecutada magníficamente por IU, Song, Gang y Lim Seung-soo) que no quisiera revelar, pero convierte un espacio oscuro en una fortaleza íntima, segura y amorosa.

“Broker” regula sucesos duros con momentos optimistas y evoca un sentimiento agridulce. Gracias a las experiencias compartidas durante el viaje, los personajes crean confianza entre sí, se abren, se comprenden e incluso mejoran como personas. Tal vez la vida nos dé momentos en donde no sabemos qué rumbo tomar, pero creo que si tenemos a personas que nos aceptan, el camino puede ser más fácil de distinguir.

“Broker” formó parte del Festival Internacional de Cine de Morelia 2022. Ya está disponible en cines españoles a través de Avalon y Filmin; se estrenará el 26 de diciembre en Estados Unidos por medio de NEON.