Sin importar el tiempo, en el cine abundarán las historias de espionaje y thriller, sin embargo, son pocas las que pueden quedarse en la memoria colectiva o al menos resaltar de entre tanto producto. “All the Old Knives” o también llamada “Traición en el aire” seguramente será de las que van a navegar con perfil bajo, pero con calidad en su hechura, pues mediante el montaje, sus actuaciones y su enfoque narrativo mantiene el interés en el espectador, casi sin darle tregua. 

Cuando un avión es secuestrado y cobra la vida de más de 100 personas, la CIA no tiene respuestas ni información clara sobre lo acontecido, pero no es hasta seis años después que la organización descubre a un soplón. El experimentado agente Henry Pelham (Chris Pine) es contratado para indagar más sobre el informante, quien al parecer es uno de sus antiguos compañeros, incluyendo su expareja Celia Harrison (Thandiwe Newton). 

Hay un aspecto que la cinta dirigida por Janus Metz Pedersen logra de manera sobresaliente: el avance de la narrativa a partir de diálogos. A excepción de algunas escenas, la acción, entiéndase como escenas violentas y de confrontación física, aparecen muy poco y realmente no hace falta, porque todo gira en torno a una construcción dialéctica, donde los personajes discuten y exponen el caso con dudas y certezas, haciendo muy angosto el espacio para saber quién es el culpable.

Esta gama de diálogos y situaciones de conflicto se desarrollan en las dos líneas temporales: tanto cuando el avión es secuestrado y días después, como luego de seis años. El vaivén entre secuencias es obra de un montaje hábil, complejo, pero sin tantas dificultades, ya que es sencillo para el espectador identificar el pasado y el presente. 

Toda esta manufactura técnica, además de sus actuaciones encabezadas por Pine (“Mujer Maravilla 1984”) y Newton (“Reminiscencia”), acompañados por Laurence Fishburne y Jonathan Pryce, provocan que lo expuesto en pantalla sea elegante e intrigante. El armado de cada diálogo y acción vuelven atractiva a la narrativa, y si bien por momentos puede haber un poco de monotonía, es claro que la intención radica en la complejidad y en ser un proyecto que proponga un distinto enfoque a lo acostumbrado. 

Tal vez para algunos espectadores casuales no les satisfaga el trabajo realizado en esta película, pero sin duda es muy probable que para los entusiastas del género o los cinéfilos más clavados, “All the Old Knives” sea una opción disfrutable y placentera, sobre todo por su final. 

“All the Old Knives” ya está disponible en Amazon Prime Video