Un psicólogo noruego llamado Finn Skårderud tiene la teoría de que las personas nacen con un déficit de 0.5 en su nivel de alcohol en la sangre. Uno podría argumentar que esto es respaldado por los grandes alcohólicos de la historia como Ernest Hemingway o Winston Churchill, quien ayudó a ganar una Guerra Mundial con muchas copas encima. ¿Es esto posible? o ¿Es el desvarío de un pseudocientífico buscando justificar su amor por el chupe? Estas hipótesis locas son puestas a prueba por cuatro maestros y amigos daneses en “Another Round” (nombre original, “Druk”), la nueva película de Thomas Vinterberg (“The Hunt”).

Mads Mikkelsen (“Hannibal”) protagoniza como Martin, un profesor de historia deprimido que tiene poco contacto con su familia y cuyas clases son sumamente aburridas. Su crisis de la edad y descontento con la vida es compartido por sus colegas y amigos Tommy (Thomas Bo Larsen), Peter (Lars Ranthe) y Nikolaj (Magnus Millang). 

Después de una cena de cumpleaños convertida en una borrachera, estos cuatro cuates concuerdan en que tomar alcohol es bueno para la vida y juntos deciden probar la teoría de Skårderud. El experimento consiste en tener un nivel de alcohol en la sangre de 0.05 todos los días para así mejorar su desempeño social y profesional. 

another-round-mikkelsen-larsen-millang-02

Todo bien al principio. Martin se toma unos tragos de Smirnoff en el baño de la escuela y a través de un alcoholímetro se asegura de no superar la marca. Como resultado, sus clases se vuelven más dinámicas y los jóvenes conectan con sus divertidas lecciones sobre guerra. Lo mismo pasa con sus compañeros.

La amistad de los cuatro amigos crece proporcionalmente al número de shots de vodka que toman. Martin comienza a recuperar su felicidad y a mejorar la relación con su esposa. Este éxito justifica su consumo que, naturalmente se va incrementando hasta alcanzar peligrosas proporciones. Pronto comienzan las mentiras y es claro que cada avance de la pseudoinvestigación es para justificar su alcoholismo. Y es que estos hombres están desesperados por escapar de sus vidas; de la soledad, de la esposa indiferente, del ruido de los hijos. El alcohol está destapando todos sus conflictos.

El guión, co-escrito por Vinterberg y Tobias Lindholm, tiene un agradable tono humorístico que te permite navegar con tranquilidad por este río de alcohol. Ver a un Mikkelsen borracho estrellarse contra un muro o un montaje de políticos ebrios en cámara, seguro te sacará una carcajada. Pero el director danés se asegura de nunca inclinar demasiado la balanza hacia la comedia, y con ayuda de una excelente actuación de Mikkelsen, logra plasmar una historia más compleja sobre soledad y crisis existencial en donde hay un claro sentido de peligro con respecto a su vida personal y profesional. Sabes que en cualquier momento, todo se va a derrumbar para los cuatro alegres amigos.

Another-Round-Mads-Mikkelsen

Con el apoyo de la fotografía nítida y juguetona de Sturla Brandth Grøvlen, “Another Round”  crea una linda atmósfera de camaradería y convincentemente genera el caos de una borrachera. Vinterberg maneja con sensibilidad y calidez los giros emocionales de la trama, asegurándose de levantar tus ánimos aún en los momentos más sombríos. 

Ésta podría ser la mejor actuación de Mikkelsen en varios años, por lo menos en el mundo del cine. El danés adopta la complejidad del alcoholismo, desplegando un trabajo multifacético de melancolía y arrepentimiento, sin dejar al lado la energía y diversión de un borracho olvidándose de sus problemas. Verlo bailar con deshinibida despreocupación durante un momento climático del filme está entre mis momentos favoritos del año. Sus compinches actorales también hacen un trabajo destacado, en especial Thomas Bo Larsen como un solitario profesor de educación física cuyos chispazos de humanidad, ya sean motivando al niño rechazado de la clase a meter un gol o ayudando a su perro viejito a orinar, te llenan el corazón.

Además de ser una divertida exploración del alcoholismo y sus efectos psicológicos, “Another Round” es un muy entretenido tributo a la amistad, los maestros y a todos aquellos que mesuradamente buscan una conexión humana a través del universal grito de ¡Salud!

“Another Round” forma parte de la selección oficial de TIFF 2020.