¿Qué pasa si mezclas terror gótico, metacine y el estilo exacerbado del cine europeo de los 60 y 70? La respuesta es “Dawn Breaks Behind the Eyes”, del director Kevin Kopacka, una película llena de sorpresas cuya preciosa forma es igualada por un intrigante guion.

Margot (Luisa Taraz) y su abusivo esposo Dieter (Frederik von Lüttichau) se mudan a una vieja mansión que les han heredado. Conforme avanza el tiempo van perdiendo sentido de la realidad, poco a poco sumergiéndose en un mundo confuso y caótico.

Con tan solo 70 minutos de duración, esta loquísima mezcla de géneros resulta en un viaje alucinante con tantos giros que parece imposible que quepan en tan poco tiempo. En un inicio la historia simula ser otro misterio gótico de mansión embrujada, uno en el cual la forma predomina por sobre el fondo: bellas tomas monocromáticas que recuerdan al giallo italiano, escenas de misterio por los pasillos tétricos y abandonados de la imponente mansión, la dinámica cada vez más violenta de la pareja; todo es muy lindo e interesante de ver pero uno tiene la impresión de ya haberlo experimentado en otras películas.

Sin embargo, en un giro de 180 grados, la historia toma un rumbo inesperado que pone a su historia a la altura de su pulida ejecución. Lo que en un inicio parecía un ejercicio estético se convierte en una pieza confusa y atrapante sobre el machismo en las dinámicas de pareja y el papel del cine en la perpetuación de dichos comportamientos. Lejos de conformarse con algo clásico, este es un trabajo sin miedo a retar e incomodar al espectador, a desorientarlo y a usar todos los recursos disponibles. En muchos sentidos, me recordó a “Strawberry Mansion” o “Celeste Soledad”: una mezcolanza de elementos llena de energía y sin miedo a ser diferente.

El elenco está a la altura del reto: a la pareja ya mencionada se suma Anna Platen y Jeff Wilbusch. Todos tienen la tarea de interpretar a sus personajes en etapas y contextos muy distintos, y lo hacen de manera convincente, lo cual ayuda a que el ritmo no se pierda cuando el protagonismo cambia de una pareja a otra. Anna Platen y Luisa Taraz son quienes más brillan en sus distintos papeles al ser las encargadas de expresar la frustración de vivir a la sombra de una pareja abusiva en distintos niveles.

Si hay que mencionar algún defecto es que quienes pasen a verla esperando sustos al estilo tradicional probablemente se decepcionen, pero “Dawn Breaks Behind the Eyes” lo compensa con una experiencia llena de retos intelectuales y secuencias perturbadoras e hipnóticas. Este es un valioso trabajo que siembra muchas dudas y te deja a ti la tarea de responderlas, un reto que definitivamente deberías aceptar.
“Dawn Breaks Behind the Eyes” ganó Mejor Película en el Festival Buenos Aires Rojo Sangre 2021, Dracula Film Festival 2021 y Be Afraid Horror Fest, entre otros eventos. Ya se encuentra disponible en VOD en Estados Unidos a través de Dark Sky Films.