Desde su papel revelación en “The Last Black Man in San Francisco”, la carrera de Jonathan Majors ha despegado como cohete y sin importar la calidad del proyecto en el que se encuentre, el joven actor siempre entrega trabajos sobresalientes; como prueba tenemos “Da 5 Bloods”, “The Harder They Fall” y hasta su breve papel en “Loki”. La cinta bélica “Historia de Honor” (o “Devotion” en inglés), del director J. D. Dillard, nos provee otra oportunidad de ver al joven actor brillar a pesar de que un irregular guion y un ritmo deficiente intentan impedirlo constantemente.

Majors interpreta a Jesse Brown, el primer aviador naval afroamericano del ejército estadounidense y quien sirvió en los años 50 en medio de un duro panorama de segregación racial. Junto a él tenemos a Glen Powell (“Top Gun: Maverick”) quien interpreta a Tom Hudner, piloto compañero y amigo fraternal de Brown. 

A primera vista, la estructura de la película es simple: seguimos el entrenamiento de nuestro protagonistas, aprendemos sobre su vida personal y motivaciones, somos testigos de la evolución de su amistad, así como los obstáculos raciales a los que se enfrenta Jesse, para luego culminar en un tercer acto con acción espectacular y batallas aéreas en medio de la Guerra de Corea. Aunque algunos de estos elementos, además de la presencia de Powell, suenan demasiado a “Top Gun: Maverick”, por supuesto que las historias son muy distintas. 

“Historia de Honor” es un relato de amor y un sutil estudio de personaje que retrata una amistad birracial. Dillard trata estos temas, y la identidad étnica de su protagonista, con mucho respeto y evita caer en clichés o elementos irresponsables de películas sobre racismo. Por ejemplo, aquí nunca vemos violencia física hacia Jesse, sino que el racismo se hace sentir a través de una lista de insultos que el aviador tiene anotados en un cuaderno y se repite frente al espejo.

Existe un admirable intento de Dillard en mantener el realismo de la relación entre sus personajes; naturalmente, Jesse tarda mucho en confiar plenamente en Tom y eso lo refleja la narrativa. Desafortunadamente, también existen abundantes problemas de ritmo que generan un aletargamiento general y un metraje excesivo.  La relación respetuosa entre los protagonistas no invita a la inmersión y los conflictos que aparecen en medio de la misma se solucionan rápidamente, provocando una carencia de drama que merman al producto como un todo. 

Sin embargo, escondidos en estos largos periodos de aburrimiento, encontramos pequeños detalles que enriquecen al filme y que en conjunto recompensan tu paciencia una vez que llega el magnífico y emotivo tercer acto. Y es que, de manera sutil y paulatina, el guion logra plasmar de manera convincente el amor entre Jesse y su esposa Daisy (una excelente Christina Jackson) sin importar que estos se encuentren a un océano de distancia. 

Y ese romance es mucho más poderoso gracias a la inteligente fotografía tanto en tierra como en aire. Erik Messerschmidt (“Mank”) encuadra con gran sapiencia el anillo de matrimonio de los personajes para crear recordatorios constantes de su amor; una toma rumbo al final de la película es particularmente memorable. Por otro lado, las tomas dentro de los aviones se dedican a mostrar la angustia de los pilotos, su deseo de supervivencia y la dificultad de su tarea. Es una lástima que la pobre iluminación de las escenas y la paleta de baja saturación merme el aspecto visual del filme.

Sin importar los fallos o aciertos de dirección y guionismo, existe siempre una constante en “Historia de Honor”: el magnífico trabajo de Majors: su actuación navega entre calidez, vulnerabilidad e intensidad para vencer la convencionalidad narrativa. Algo similar ocurre con Powell quien utiliza su carisma natural para desafiar el irregular desarrollo de su personaje y hacernos empatizar con él. Rodeados por un elenco sólido integrado por Joe Jonas, Thomas Sadoski, Serinda Swan (como la actriz Elizabeth Taylor) y Christina Jackson, Majors y Powell permiten aterrizar esta conmovedora historia real de supervivencia inspirada en el amor.

“Historia de Honor” o “Devotion” ya se encuentra disponible en cines a través de Diamond Films.