En 2017 David Lowery nos trajo “A Ghost Story”, una conmovedora exploración sobre la pérdida, el paso del tiempo y la vida después de la muerte. Mientras esta película se basaba en lo íntimo para mostrar nuestra insignificancia frente al gran e inexorable avanzar de los años, con “La Leyenda del Caballero Verde” (o “The Green Knight”) Lowery nos trae una aventura de grandes proporciones que toma los valores de la epopeya medieval y los subvierte para encontrar en ellos la belleza de dicha insignificancia frente a lo que a veces consideramos “importante”.

En una cena de Navidad en la corte del rey Arturo (Sean Harris) se presenta un día un misterioso caballero verde (Ralph Ineson). Este promete honor y grandeza a quien lo enfrente, pero a cambio de un precio muy alto. El joven Gawain (Dev Patel) acepta el desafío, embarcándose así en una aventura llena de peligros inimaginables.

Quien espere ver reflejada en “La Leyenda del Caballero Verde” una fiel adaptación del poema inglés escrito hace 600 años se llevará una decepción. Gracias a la cobardía del protagonista, y a cambios fundamentales en la historia, esta película funciona más como lo contrario al viaje del héroe, se nos presenta más bien el relato de un hombre imperfecto que ve en el honor y la gloria una escapatoria a una vida sin sentido, pero que carece de la francamente inalcanzable nobleza y caballerosidad de los héroes medievales.

Así Lowery toma una de las piezas más importantes de la literatura inglesa y la adapta a los tiempos modernos, tiempos del apogeo del antihéroe y del cuestionamiento de los valores tradicionales. Uno de los personajes de la película llega incluso a decir sobre los poemas y canciones que transcribe “a veces cuando veo que se pueden mejorar, lo hago”, como si el propio director le estuviera hablando al espectador.

Momentos como el ver a un rey Arturo decadente y anciano, ya sin la fuerza con la que se lo recuerda en las leyendas, u observar cómo Gawain cae una y otra vez en la tentación, en el patetismo más humano posible, nos revelan el verdadero conflicto de la película: la lucha del ser humano contra el envejecimiento y el olvido, contra su naturaleza. 

Las epopeyas medievales son obras que plasman el heroísmo y la identidad de un pueblo. Parte de su objetivo es guardar las increíbles proezas de los caballeros para futuras generaciones. El director toma este género y nos muestra lo vacío de dicho propósito frente a la gran maquinaria del tiempo. Uno de los personajes incluso llega a cuestionar esto a Gawain (y a la audiencia) al decirle “¿Por qué la grandeza? ¿Acaso la bondad no es suficiente?”.

Esto no significa que “La Leyenda del Caballero Verde” descuide por ello sus elementos formales: cada vestuario y escenario sumergen a la audiencia en la época y dan la sensación de estar viendo un auténtico poema medieval. Además, alusiones a la magia, la religión y varias metáforas difíciles de entender a primera vista le dan el tono solemne y místico propio del material de origen.

La banda sonora, a cargo de Daniel Hart y finalista a los Oscar 2022, aporta un aire melancólico y sombrío a la pieza. Elementos como cantos en latín o el uso de instrumentos medievales provocan una sensación de inmensidad abrumadora frente a la que Gawain es incapaz de competir, frente a la que se ve diminuto. La mezcla de esto con algunos toques modernos agrega una rareza muy apropiada a la ambigüedad de la historia y sus elementos más mágicos y oscuros.

A esto se suma la fotografía de Andrew Droz Palermo, quien logra el misticismo necesario para el relato sin perder la sensación de realismo. Los personajes casi siempre están al centro del cuadro para capturar su importancia, pero sin dejar de lado todo el detalle de lo que está alrededor. El resultado son encuadres amplios e inmersivos en los que las personas se sienten insignificantes en su propia historia: un elemento más de un mundo inmenso e imposible de derrotar.

Como bien menciona la propia película, el verde es el color de la vida y de la podredumbre, del nacimiento y de la muerte, un color que buscamos y del cual también huimos. Lowery toma el viaje de un supuesto héroe para presentarnos esta contradicción en una obra ambiciosa y bellísima cuya calidad cinematográfica sólo se equipara a la gran humanidad con la que revela sus temas.

“La Leyenda del Caballero Verde” o “The Green Knight” ya se encuentra disponible para renta en iTunes, Google Play y Cinépolis Klic. Estará disponible en VOD en Prime Video a partir del 21 de enero.