En la más reciente entrega de la saga de “Scream”, un personaje interpretado por Jenna Ortega  discute con el clásico Ghostface cuál su película de horror favorita: a ella le gustan películas como “Babadook” o “Hereditary”, horror “elevado” cuyo estilo autoral y temas “profundos” lo diferencian de los churros comerciales como la propia “Scream” (como si un horror estuviera por encima de otro sólo por ser de nicho). Es por ello que resulta curioso que  A24, uno de los estudios responsables de gran parte de este terror supuestamente sofisticado, nos traiga otra película con Ortega; “X”, del director Ti West, una obra cuyo subgénero es probablemente uno de los más menospreciados del cine de horror (sobre todo por aquellos que se jactan de ver sólo terror “de calidad”): el slasher.

Ambientada en los años 70 (la época en la cual este subgénero nació propiamente), la película nos cuenta la historia de un grupo de jóvenes que van a una zona rural de Texas a grabar una película pornográfica; sin embargo, lo que comienza como una oportunidad para ser famosos, poco a poco se torna en una noche siniestra llena de muerte y desesperación.

Para cualquier conocedor del slasher la promesa es sencilla: debe haber muchas muertes ingeniosas, un villano macabro y aparentemente invencible, sexo y una heroína cuya tenacidad nos guíe a lo largo de la historia. “X” cumple esta promesa con excelencia y un gran cuidado técnico: una estética pulida que captura perfectamente la vibra de los 70 (particularmente la de “La masacre de Texas”, a la cual hace más de un homenaje), una edición caótica y dinámica, tomas largas que mantienen la atención y el suspenso son algunos de los ingredientes en un trabajo en el cual se puede ver el cariño por este tipo de cine.

Liderando el elenco de sensuales y carismáticos personajes está Mia Goth (“Emma.”) quien lleva la batuta de la heroína central a la perfección, una muy alejada de las virginales y virtuosas protagonistas tradicionales del slasher clásico. A ella se suman la ya mencionada Jenna Ortega, una impecable Brittany Snow, Kid Cudi, Martin Henderson y Owen Campbell. Goth además interpreta otro personaje, una decisión brillante que ayuda a resaltar los temas de la película.

Si bien este es un gran trabajo, y es agradable ver un slasher hecho con tanta dedicación después de tantos intentos genéricos y poco cuidados (particularmente en los 90 y 2000), lo cierto es que tampoco se trata de un producto revolucionario que viene a redefinir el género. Sí, cuenta con mucho humor, giros inesperados, irreverencia, soltura y trata temas sociales relevantes detrás de una apariencia relajada, pero eso es algo propio de los mejores ejemplos del género: la entrega original de “Black Christmas”, la ya mencionada “La masacre de Texas”, “Pesadilla en la calle Elm”, “Viernes 13”, “Sleepaway Camp”, “Halloween”, “The House on Sorority Row” o incluso el protoslasher mexicano “Más negro que la noche” de 1975 hicieron esto igual o mejor, mientras que ejemplos más modernos como “Scream”, “Cabin in the Woods”, “The Final Girls” o incluso la reciente trilogía de Netflix “Fear Street” (en especial la segunda parte) tranquilamente están a la par en ingenio.

Con una posible precuela en camino, “X” es un producto satisfactorio en el cual tanto los amantes del horror como quienes buscan sangre y diversión pueden tener un punto de encuentro. Es un trabajo entretenido, técnicamente interesante y que refleja un auténtico amor por el género: una película muy recomendable para quienes no tienen miedo a ser seducidos por lo grotesco.

“X” estará disponible en cines mexicanos a partir del 25 de mayo bajo la distribución de Gussi Cinema.