En 1968, el director Edgar Reitz hizo el primer intento registrado en el mundo de enseñar cine como una materia independiente en las escuelas. Para ello, formó una clase compuesta por varias alumnas en la cual les enseñó los distintos aspectos técnicos del cine, varias reflexiones sobre cómo hacer una película y cada una de las chicas hizo un cortometraje como resultado. Casi 50 años después, a sus casi 90 años, él y el codirector Jörg Adolph vuelven a reunir a las exalumnas para reflexionar en conjunto sobre lo que aprendieron y cómo afectó su percepción del cine. Este ejercicio es Subject: Filmmaking.

La cinta se trata de un diálogo entre el pasado y el presente para entender el poder de cine a través del tiempo. Vemos a las niñas aprender y aprendemos junto a ellas, pero también las conocemos en el presente: ¿se tratan de las mismas personas? ¿Qué mantienen igual y qué ha cambiado? ¿Estudiar una clase de cine fue fundamental para su formación? Esta es la tesis del trabajo: si la mayoría de gente ve más películas de lo que lee libros, ¿cómo podemos no enseñarles a entender el lenguaje cinematográfico?

Hay un cuestionamiento constante sobre por qué es importante aprender sobre el séptimo arte y desarrollar un pensamiento crítico a raíz de esto. A la par, quienes no conozcan mucho sobre conceptos como edición, fotografía, guion o dirección aprenderán algunos conceptos básicos y cómo el uso dado a estos elementos afecta la percepción de los espectadores. Toda la película es una justificación para enseñar cine en las escuelas: no es solo arte o técnica, es una forma de ver el mundo.

Aunque los temas son fascinantes, el principal obstáculo de la película es su presentación. Los directores intercalan entre las grabaciones de la clase de hace casi 5 décadas, la plática en el presente y los cortos de las niñas mientras ellas mismas (ya adultas) los comentan. Hay observaciones muy interesantes sobre la forma cinematográfica conforme se analiza en el salón y posteriormente se observa en los cortos, pero puede resultar muy didáctico para quienes no estén muy interesados por el tema.

Sin embargo, si te apasiona o te interesa el cine, este trabajo resume en tan solo hora y veinte minutos cuestionamientos interesantísimos sobre el quehacer cinematográfico, como la importancia de la técnica, quién es el autor de la película, qué le da valor a una obra y la capacidad del cine para encapsular el tiempo. Creo que cualquier clase de cine debería ponerla y discutirla a detalle.

Subject: Filmmaking es un autorreflexivo estudio sobre el efecto del análisis cinematográfico en la forma de ver nuestro entorno. Pese a su forma didáctica, Edgar Reitz y Jörg Adolph nos ofrecen hallazgos muy interesantes para aquellos interesados en el cine, sobre todo en su capacidad única de encapsular el tiempo y su naturaleza colectiva. Si amas las películas, esta es una clase que no te puedes perder.

“Subject: Filmmaking” formó parte de la sección Berlinale Special del Festival Internacional de Cine de Berlín 2024.

Imagen de portada cortesía de THE PR FACTORY.