Amazon es una empresa multimillonaria que genera tanto dinero que su fundador y presidente ejecutivo, Jeff Bezos, hasta se puede costear viajes privados al espacio. Pese a producir ganancias enormes, las condiciones de los trabajadores de esta compañía son desastrosas: horas exhaustivas de trabajo con salarios malos, despidos injustificados y pobres medidas sanitarias. Union, de los directores Brett Story y Stephen Maing, nos muestra la lucha por evitar estos abusos.

El documental sigue a un grupo de empleados de una empacadora de Amazon, quienes quieren formar un sindicato, el primero de la empresa, y así tener mayores protecciones laborales. Sin embargo, esto no es tarea fácil. Los obstáculos van desde trabas del sistema hasta discrepancias internas. ¿Podrá el grupo realmente triunfar en esta historia de David contra Goliath?

Desde el inicio, la película nos muestra las claras desventajas a las cuales se enfrenta el colectivo. Por ejemplo, para siquiera poder iniciar el proceso oficialmente se necesitan las firmas de 30% de los empleados, algo muy difícil en una empresa como Amazon, cuya rotación es tan alta que para cuando pasan 6 meses ya toda la nómina es completamente distinta. 

La compañía cuenta con una estructura despiadada hecha para evitar luchas por parte de los trabajadores y utiliza los esfuerzos más viles para frenar la formación de un sindicato, como la coerción, difamación o el despido injustificado de aquellos afines a la creación de esta organización. Es muy frustrante ver cómo cada paso dado por nuestros protagonistas es respondido con una nueva e injusta barrera.

En el centro de todo está Chris Smalls, un exempleado de Amazon quien fue despedido tras protestar por la falta de protección a los empleados durante la pandemia por COVID-19, lo cual afectó a varios trabajadores. La resiliencia de Smalls guía la historia y nos hace tener esperanza en su lucha pese a la falta de apoyo de otros sindicatos o a las discrepancias dentro del movimiento. Su obstinación se vuelve su mayor arma, pero también su obstáculo al momento de convencer a otros de su causa.

Aunque es una historia de lucha, la película evita la manipulación emocional, sobre todo gracias a la música, la cual nos hace estar alerta y se aleja de las tonadas melosas en los momentos esperanzadores o melodramáticas en los tristes. Transmite muy bien el sentimiento de expectativa constante.

La fotografía hace un buen trabajo en enmarcar a las instituciones y a Amazon como entidades robóticas, inhumanas e imponentes. Hay tomas de grandes barcos transportadores que se apoderan de la pantalla, encuadres contrapicados de las edificaciones de gobierno supuestamente a cargo de controlar todo o tomas perfectamente simétricas de las maquinarias dentro de la empacadora. Otro buen recurso es el material grabado clandestinamente de las “pláticas” en las cuales la compañía busca ejercer presión en los empleados.

Union es un trabajo sobre cómo es difícil obtener justicia en un sistema creado para favorecer a las corporaciones. No solo es una historia que mantiene tu interés y te lleva por las complicaciones de formar un sindicato en Estados Unidos, sino que muestra cómo la lucha por derechos laborales es un proceso constante y cansado justamente porque aquellas instituciones encargadas de proteger a los ciudadanos les han fallado.

“Union” formó parte de la sección FACT:AWARD en CPH:DOX 2024.