Hace unos días se difundió la noticia de la aparición de un ocelote albino en Colombia, pero ese suceso más allá de ser un dato fascinante sobre la naturaleza, es una señal preocupante de la existencia de altos niveles de consanguinidad (familias de ocelotes deben aparearse entre sí) en la población del ocelote a causa de la desaparición y deforestación de su territorio. Es por ello que “Wildcat”, o “Salvaje” en español, es un documental tan hermoso como urgente que crea una concientización alrededor del valor de la vida animal y la importancia de nuestra conexión con la naturaleza.

El sujeto a seguir es Harry Turner, un joven que después de emerger de la guerra de Afganistán con TEPT, decide viajar a la jungla para tener un nuevo comienzo. En la Amazonía peruana, Harry conoce y empieza una relación con Samatha Zwicker, fundadora del grupo Hoja Nueva dedicado a la conservación y rehabilitación de fauna silvestre. Pero la verdadera recuperación de Harry parece llegar cuando comienza a trabajar con un par de ocelotes bebés, Khan y Keanu, para que un día puedan vivir libres en la naturaleza; este proceso de rehabilitación nunca se ha llevado a cabo con éxito.

Trevor Frost y Melissa Lesh dirigen con enorme sensibilidad esta historia sobre superación y amor animal que tiene más de una faceta. Poco a poco y con mucho cariño, Harry debe enseñar a los ocelotes a cazar y valerse por sí mismos, sin embargo, sabe que eventualmente va a tener que dejarlos ir. Todos estos momentos de aprendizaje mutuo, retratados con gran intimidad, son cálidos, tiernos y logran comunicar una profunda sensación de compasión y sanación: los ocelotes necesitan de Harry pero Harry necesita de los ocelotes. 

Sin embargo, el ser humano es terrible y la Amazonía está llena de cazadores y actividades ilegales que representan una amenaza para la vida silvestre que Sam y Harry trabajan tan duro para proteger. Cuando el peligro se hace más grande, la salud mental de Harry comienza a sufrir altibajos cada vez más frecuentes, y la misión de salvar a un ocelote adquiere un significado más profundo.

Aunque el enfoque principal es en Harry y Keanu, “Wildcat” sabiamente también dedica una amplia porción de su metraje a Sam: aprendemos sobre su amor hacia los animales, su labor de investigación y su desconexión hacia los humanos provocada por un padre alcohólico. Es así que, de manera orgánica, Frost y Lesh ligan la relación entre Harry y Keanu con la de Sam y Harry: así como el joven está guiando paso a pasito al pequeño felino para que pueda recuperarse y tener una vida plena, Sam está ayudando a Harry en su lucha con el TEPT y en su proceso de sanación emocional. Sin embargo, los baches en el camino son muy grandes y la relación comienza a adquirir tintes tóxicos, muy similares a los que Sam vivió con su padre. 

La fotografía de Frost y Lesh, que también implementa pietaje íntimo grabado por el propio Harry, captura la belleza de la Amazonía y los maravillosos seres vivos que habitan en ella, factor que ayuda a encumbrar la labor de Hoja Nueva. La sobresaliente edición permite ir y venir entre sujetos y temas con fluidez, así como implementar un tono científico cuando es necesario hacerlo. No obstante, y esto probablemente se deba a mis propias afinidades, la historia de Sam me pareció más interesante y definitivamente me hubiera gustado conocer más acerca de su labor en Perú.

“Wildcat” es un filme reflexivo e inmersivo en donde somos testigos de la capacidad sanadora de la naturaleza y la conexión tan profunda que se puede generar entre seres vivos. Es un precioso testimonio de la belleza de la vida animal y lo importante que es protegerla.

“Wildcat” o “Salvaje” ya se encuentra disponible en Prime Video. Visita hojanueva.org para conocer más acerca de la organización y formas de ayudarla a continuar su lucha a favor de la biodiversidad. También puedes seguirla en Instagram en @hojanueva.

Si tú o cualquier persona que conozcas necesita ayuda, puedes buscar ayuda en los siguientes servicios en México:

  • SAPTEL – (55) 5259-8121 (24 horas)
  • Consejo Ciudadano de CDMX – 55 5533 5533 (24 horas)