A través de los años, la tecnología y el deporte han crecido de forma simultánea, lo que nos ha permitido ver y vivir la actividad física de distintas maneras. Actualmente, estos avances han desarrollado otras áreas en donde el humano ha logrado beneficiarse para perfeccionar su desarrollo deportivo, ya sea desde la cuestión táctica o práctica. Biónicos, la nueva cinta del director Alfonso Poyart, nos muestra una visión de un futuro donde los deportistas paralímpicos destacan en el alto rendimiento gracias al uso de implantes cibernéticos. Sin embargo, pese a que esta propuesta es atractiva, la ejecución no termina por convencer.

La historia sigue a Maria (Jessica Córes), una atleta que busca competir en el nivel más alto de salto de longitud. Sin embargo, sus sueños se ven truncados con la evolución robótica que ha redefinido al deporte y donde las figuras del momento son atletas paralímpicos que cuentan con prótesis de alta tecnología. En su búsqueda por entrar a la élite del deporte, Maria se adentra al mundo criminal, lo que genera una serie de siniestros para ella y su familia.

Las películas con temáticas de futuros distópicos pueden ser bastante atractivas cuando se tocan temas como el deporte, pero en este caso, la narrativa se siente incompleta y predecible. Desde el primer acto se sabe el rumbo que va a tomar Maria para poder ingresar a los paralímpicos y no obstante, su acelerado progreso con la prótesis le permite adaptarse al salto de longitud — en su primera competencia logra romper el récord de su hermana Gabi (Gabz), quien desde niña ha desarrollado habilidades de salto con su prótesis — como si llevara años practicando con su pierna robótica. 

Alfonso Poyart (Solace) expone un concepto bastante interesante para fusionar la evolución tecnológica con el deporte, pero la historia se desvía constantemente de lo que se plantea desde un inicio y esto no permite que el espectador pueda empatizar con los personajes y sus propósitos. Se entiende que Maria está dispuesta a todo para sobresalir en el atletismo, pero el resto de las figuras van y vienen sin ningún objetivo en específico. Uno se olvida de su participación hasta que vuelven aparecer a cuadro, como es el caso del villano psicópata Heitor (Bruno Gagliasso), quien es inducido a la trama como un posible interés amoroso de Maria — nunca se siente esa conexión entre ellos — y cuando parece que va a tener un mayor impacto en la vida de la protagonista, desaparece.

Hay que destacar que la historia cuenta con elementos atractivos y que nos hace cuestionar nuestro futuro con la tecnología, como es el caso de las prótesis robóticas que bien pudieran ser un cambio rotundo en la forma en que vemos y practicamos el deporte. En el largometraje mencionan que las personas se someten a amputaciones — algo que es ilegal en ese universo — de sus extremidades para recibir una prótesis, ya que el consumo de esteroides anabólicos ya no son suficientes para mejorar el rendimiento y competir en el mejor nivel. Además, se expone una situación en donde las implicaciones éticas de estos implantes han generado redes criminales que se dedican al robo y a la venta ilegal de estos aparatos tecnológicos como si se tratara de alguna droga. 

El aspecto visual es otro punto a favor, pues nos muestra un escenario urbano alucinante, futurista y con colores llamativos al estilo cyberpunk. Los efectos visuales muestran aspectos interesantes como los hologramas gigantes de los deportistas que se trasladan en la ciudad, además del excelente trabajo que realizan para representar estos implantes robóticos que se mueven de forma uniforme y reflejan la alta tecnología;  la película hace bien en mostrar la diferencia de calidad en estas extremidades mecánicas, ya que unos son más sofisticados que otros y esto depende del estatus socioeconómico de la persona. 

A pesar de la cautivadora premisa, su mundo visualmente atractivo y el valor enigmático que se toca en la trama, Biónicos se ve opacada por su narrativa incompleta y predecible. El escaso desarrollo de sus personajes y las situaciones que se presentan en la historia le quitan la oportunidad de convertirse en una cinta destacable dentro de los géneros deportivos y de la ciencia ficción. 

“Biónicos” ya se encuentra disponible en Netflix