Durante décadas, tener un segundo hijo estaba prohibido en China debido a la controversial ‘política del hijo único’, instaurada para mantener el control de la población. Años después del fin de esta medida, el país enfrenta un dramático descenso de la natalidad; ahora muchas personas repelen la idea de tener más hijos. Las cicatrices de la política del hijo único aún siguen frescas y el trauma puede manifestarse de muchas maneras. Con elegancia, el director Jianjie Lin explora estas ideas en su largometraje debut Brief History of a Family.

Después de un incidente en la escuela, el reservado Yan Shuo (Sun Xilun) se hace amigo de Wei (Lin Muran), el hijo único de una familia de clase acomodada. Entre invitaciones a jugar videojuegos y cenas, los padres de Wei (Zu Feng y Guo Keyu) comienzan a conectar con Shuo, algo que el propio Wei es incapaz de lograr y no exactamente por su culpa.

Desde las primeras reuniones entre Shuo y la familia de Wei, Jianjie Lin comienza a dejarnos pistas del trauma que existe en una familia marcada por la política de un hijo. Hay tensión en el matrimonio, descontento en la madre, dureza en el padre e indiferencia en el hijo. La presencia de Shuo indirectamente comienza a generar presión para que las viejas heridas salgan a la luz.

Wei ama la esgrima y ve su futuro en ese deporte, algo que su padre, un importante biólogo, no aprueba; para él, aprender inglés y estudiar en el extranjero es el mejor camino de vida. Por ello, cuando se da cuenta de las ambiciones de Shuo, un contraste total con las de Wei, el señor inmediatamente se encariña de él.

Del otro lado, tenemos a una madre que dejó su carrera como azafata para dedicarse al hogar. Su emocionante vida viajando de un país a otro, sutilmente expuesta a través de una escena en donde le muestra viejas fotos a Shuo, ha sido reemplazada por cocinar e intentar conectar con Wei, quien solo la ignora y se encierra a jugar videojuegos. Con otro hijo, ¿las cosas hubieran sido diferentes? 

En más de una ocasión, Lin encuadra al personaje de la madre de tal manera que su soledad sea prominente y por ello, al entrar a cuadro, el amable Shuo rompe con esta noción e inyecta un esbozo de calidez en la escena. El hecho de que el joven provenga de un hogar roto y sea receptor de constantes golpizas de un padre borracho, activa el instinto protector de la señora: es otra manera de conectar con el chico.

Pero, ¿en dónde entra Shuo en todo esto? Esa es la incógnita de Brief History of a Family. Jianjie Lin utiliza composiciones elegantes para jugar con las dinámicas de poder; hay abundantes tomas simétricas y sutiles movimientos de cámara que, combinados con el brillantemente frío diseño de producción de Yao Xu y un llamativo score electrónico, sugieren que no hay algo del todo bien ni en esta familia ni en la vida de Shuo. 

Hay toques de thriller y terror en la forma de la película y por ello pareceiera que el protagonista tiene intenciones siniestras; mentiría si no llegué a pensar en la reciente Saltburn mientras veía a Shuo ganarse el corazón de esta familia adinerada. Si bien Brief History of a Family nunca se convierte en una película de género, el manejo del ritmo, los elementos de misterio y la tensión te mantienen a la expectativa del siguiente paso, pues no sabes si estás ante un thriller o drama. 

A lo largo del filme Lin, quien estudio bionformática, inserta peculiares tomas en las que vemos, ya sean células o a nuestros protagonistas, a través de un microscopio. Este interesante constructo nos deja ver que esta familia es como un microorganismo que forma parte de un ecosistema gigantesco (China) en el que, tal vez, existen problemas muy similares derivados de la política del hijo único.

Y es que las dinámicas familiares han cambiado y es posible que, después de tanto tiempo, la introducción de un segundo hijo sea problemático para muchas familias. Shuo representa ese conflicto: algunos lo aceptarán y lo abrazarán, pero otros simplemente no podrán lidiar con su presencia. Como sea, es un elemento disruptor que pone a prueba a la familia de Wei.

Brief History of a Family llega a ser demasiada fría; Lin abusa de su aletargada fotografía y la roboticidad de algunas secuencias rompe con la naturalidad de los sentimientos en deslpiegue. Sin embargo, el estilo elegante y preciso es, en definitiva, efectivo: Lin te seduce mediante sus elementos técnicos, te invita a prestar atención a cada toma, a cada diálogo y a cada misterioso push-in para, poco a poco, descifrar los traumas emocionales de esta familia rota.

“Brief History of a Family” tuvo su premiere mundial en la World Cinema Dramatic Competition de Sundance 2024.