Ondina (Pula Beer) es una joven historiadora que se debate entre el amor de dos hombres: uno la traiciona y el otro, con quien vive momentos pasionales y carnales, al parecer también. Esto la lleva a matar y suicidarse simbólicamente para regresar al agua y cumplir con el mito griego de donde se toma su nombre. 

El cineasta alemán Christian Petzold, construye una poética y fantasiosa historia de amor ubicada en medio de explicaciones contextuales sobre la Alemania restaurada, sin embargo, sólo emplaza la cámara en zonas intrascendentes y meramente ambientales. Habla mucho sobre Alemania, pero no la muestra ni es un trasfondo potente para el romance. 

La narrativa es sencilla, pero la poética le da corazón y vida a este filme: el amor busca, encuentra, crea y olvida; el sentimiento se vive en la intangibilidad; los amorosos navegan con el deseo de revivir cualquier indicio de compañía. 

Por momentos desconcertante, la mitología de la ondina (ser mitad mujer y mitad pez) juega un papel metafórico con respecto al amor, la vida, la muerte, la sabiduría y la construcción de relaciones en un mundo habitado por seres hambrientos de poder y resentimiento. 

“Ondina: Un Amor Para Siempre” yace en lo anecdótico, sin mucha exploración cinematográfica del lugar donde se desarrollan los hechos; el amor y la vida (o falta de ella) son planteados en términos poéticos y metafóricos, pero sin mucho arriesgue. No es el gran Fassbinder, es Petzold y eso ha bastado incluso para ganar algunos galardones. 

“Ondina” (Undine) obtuvo el premio de Mejor Actriz para Paula Beer en los European Film Awards y forma parte de la sección Atlas de FICUNAM 11.

ondina-paula-beer-02
“Ondina” (Undine) | FICUNAM 11