Si viste el trailer de This Is Me… Now: Una historia de amor tal vez te preguntaste (como yo) ¿qué es esto? Pues, aun habiendo visto la película, esta respuesta resulta un poco elusiva. Lo que puedo asegurar es: si eres fan de Jennifer Lopez, este es un visionado casi obligatorio.

La estructura es la de una serie de videos musicales con canciones del nuevo álbum This Is Me… Now de JLo. Estas secuencias están apenas unidas por un recurso narrativo: una artista (Lopez) está tomando terapia y las alocadas imágenes son parte de sueños recurrentes a partir de una ruptura. Sin embargo, incluso esta excusa para guiar la historia es dejada de lado en cierto punto, pues se da a entender que varios momentos sí ocurren en la realidad de la película.

Lo único verdaderamente claro es que la protagonista es una romántica decidida a encontrar el amor verdadero, pero antes de obtenerlo debe resolver otros temas personales. También es una ferviente creyente de la astrología, como nos lo hace saber una corte zodiacal liderada por Jane Fonda, quienes observan sus acciones desde una especie de domo mágico en el universo (el cual no es parte de un sueño).

Lopez y el director de videos musicales Dave Meyers no están interesados ni en el realismo ni la coherencia, sino en el espectáculo y la emoción. Este primer apartado lo cumplen con creces. Con apenas una hora de duración, el viaje de la cantante está lleno de efectos visuales intencionalmente exagerados, elaboradas coreografías, pegajosas canciones y cameos que van desde Trevor Noah hasta Kim Petras.

Jennifer Lopez ya ha mezclado su imagen pública con sus personajes en ocasiones anteriores (como en la rom-com Cásate conmigo), pero acá no se trata de una creación ficticia con similitudes a su vida, sino que es (según se nos da a entender) ella misma. Las canciones y números musicales nos cuentan su viaje personal de rupturas amorosas, abuso doméstico y múltiples matrimonios hasta la actualidad.

Pese a todo el artificio, uno puede conectar con este trabajo por su honestidad y la vulnerabilidad de la artista. Aunque ella se sigue viendo espectacular incluso en los momentos más duros y la actuación fuera de los videoclips se siente extraña, se nota que nos está contando su historia como mejor sabe: con música y mucho show.

En un mundo cada vez más obsesionado con el realismo incluso en cintas que no lo ameritan, como lo demuestran las atrocidades visuales de El rey león y Cats, o la ridícula aversión de ciertas personas al uso de efectos visuales, se agradece un trabajo sin miedo a llevar la extravagancia visual a tope, a que se noten las construcciones digitales y la fantasía musical. This Is Me… Now: Una historia de amor no es la audaz experiencia cinematográfica prometida por su marketing, pero es muy entretenida, sobre todo para cualquiera que quiera adentrarse por una hora en la mente de Jennifer Lopez.

“This Is Me… Now: Una historia de amorya está disponible en Prime Video.

Imagen de portada cortesía de Amazon Studios.