Sencillo e íntimo, el drama “One Fine Morning” (o “Una linda mañana”) de Mia Hansen-Løve tiene un sutil poder emocional que tu corazón difícilmente podrá resistir.

La historia sigue a Sandra (Léa Seydoux), una madre soltera que no ha tenido una relación amorosa en muchos años. Además de su trabajo como traductora, Sandra le dedica su cariño y tiempo a su hija de 8 años y su padre Georg (Pascal Gregory), un encantador filósofo cuya mente lentamente sucumbe a los estragos del síndrome de Menson (variante atípica de Alzheimer). Pronto reaparece en su vida Clément (Melvil Poupaud), un viejo amigo con quien inicia un amorío semisecreto: el hombre ya tiene esposa e hijo.

Sandra lo da todo por sus seres queridos, y su nuevo romance le permite, por primera vez en muchos años, darse espacio y tiempo para sí misma. Y eso eventualmente la lleva por un viaje emocional de placer sexual, incertidumbre y melancolía, en donde aprende a convivir con el amor y la pérdida.

Haciendo gala de una estética discreta que utiliza la belleza natural de París para atraparte, Hansen-Løve (“Bergman Island”) encuentra un gran balance entre los sentimientos que produce su filme: a pesar de la naturaleza pesada de algunas temáticas, la directora encuentra la manera de comunicarlas de la manera más gentil posible. Por otro lado, las escenas eróticas son tan exquisitas como efectivas; si te olvidaste de que estás viendo una película francesa, el encuadre de cuerpos desnudos y las líneas cursis pero románticas de Poupaud te lo recordarán inmediatamente.

El desarrollo de personaje de Sandra es ejecutado sin aspavientos y con mucho corazón para que te encariñes de ella; siempre realista, la película es una delicada e inmersiva experiencia a su vida. Y esto se logra gracias a una excelente Léa Seydoux (“No Time to Die”) que ofrece una actuación muy humana y con los pies en la tierra de una mujer aprendiendo a dejar ir (un personaje muy distinto a los que ha interpretado en los últimos años).

Hansen-Løve, cuyo padre sufrió la misma enfermedad degenerativa que su personaje, trata con mucha sensibilidad el tema de la demencia. En vez de caer en el melodrama, nos deja ver, poco a poco, cómo Georg pierde la habilidad de reconocer su entorno y a su familia; el enfoque es en cómo, a pesar del doloroso proceso, Sandra paulatinamente aprende a aceptar lo inevitable y dejar ir a su padre. Y esto a su vez se entreteje con su relación con Clément, misma que fluctúa y está llena de interrogantes: ¿debería también aprender a dejarla ir? 

“One Fine Morning” es una exhibición de la proeza artística de Mia Hansen-Løve, quien detrás de una estética, estructura y elementos narrativos aparentemente sencillos, esconde una historia profunda, tierna y memorable sobre las muchas formas que puede tomar el amor.

“One Fine Morning” o “Una linda mañana” formó parte de la sección HERStory del Festival Internacional de Cine de Los Cabos 2022. Ya se encuentra disponible en HBO Max.