Dos investigadoras de avistamientos de OVNIS en busca de respeto académico le muestran su trabajo a un profesor universitario, quien pregunta: “Si no existieran los alienígenas, ¿qué propósito tendría esta data?”. Una de ellas responde: “Deberíamos entonces preguntarnos por qué tanta gente asegura haber tenido estas experiencias”. Esta es la tesis de They’re Here, documental de los directores Daniel Claridge y Pacho Velez: el no ver a esta gente con morbo o burla, sino entender qué hay detrás de quienes dicen haber tenido encuentros alienígenas.

Para lograr esto la película sigue a una serie de personajes cuyas supuestas experiencias van desde avistamientos de naves extraterrestres hasta abducciones. Cada uno de ellos encuentra en estas vivencias un sentido de espiritualidad o comunidad distintos, pese a que el resto de la sociedad los tache de locos.

En lugar de tratar de explicar o refutar las afirmaciones de sus personajes, Claridge y Velez deciden más bien sumergirnos en su mundo y utilizar la forma cinematográfica para ello, desde unos créditos iniciales cuya tipografía recuerda a las películas de serie B sobre alienígenas y el uso de un score reminiscente de dichos filmes, hasta intertítulos llenos de colores psicodélicos y símbolos extraños. Hay incluso un par de escenas en las cuales, sin miedo al ridículo, emulan algunas experiencias.

Esto no quiere decir que los directores crean en esto, de hecho hay un par de tomas muy inteligentes en las cuales un cuadro borroso parece ser una nave espacial, solo para enfocarse y revelarnos que se trata de una lámpara o un avión. Con esto la película nos muestra cómo en realidad no importa mucho si lo dicho es falso o no, para sus personajes es real y eso es lo importante.

Esto se refleja particularmente en la cobertura de una convención de personas que han tenido alguna de estas experiencias. Los personajes interactúan entre ellos y se ve el sentido de comunidad casi religioso en el ambiente, desde un concierto con canciones similares a las de reuniones cristianas hasta la venta de productos afines a este colectivo, entre ellos un divertido juego de mesa creado por uno de los personajes, cuya estructura sirve de base para la del documental y cuyo propósito es ayudar a otros a recordar sus experiencias alienígenas guardadas en el subconsciente.

Dicho todo esto, el tema es tan jugoso que a ratos es inevitable pensar todas las formas en cómo pudo haberse explotado un poco más. Si bien They’re Here juega con la forma y tiene varios hallazgos ingeniosos, en su mayoría se trata de entrevistas sobre las experiencias de sus personajes y ya hasta el final explora un poco más el concepto más allá de lo contado por sus protagonistas. Aún así es un trabajo divertido y muy peculiar con un acercamiento bastante abierto a un mundo ridiculizado por muchos. Creas o no en los aliens, este trabajo no va a cambiar tu opinión, pero te abre la puerta a ver el mundo desde una mirada muy única.

“They’re Here” tuvo su premier mundial en el Festival de Tribeca 2024, donde formó parte de la sección Viewpoints.