Living Large, película de stop motion de la directora Kristina Dufková, cuenta la historia de Ben (voz de Tyler Gray), un adolescente de 12 años que ama pasar tiempo con sus amigos, dedicarse a su banda, cocinar platillos deliciosos (lo cual se le da muy bien) y comer. Un día, la enfermera de la escuela le diagnostica que tiene obesidad grado II. Esto no solo lleva a burlas de sus compañeros, sino también a microagresiones por parte de sus profesores y padres. Ansioso por cambiar (y tal vez gustarle a la chica de sus sueños), Ben inicia una dieta, pero esto no parece hacerlo muy feliz.

La gordofobia es un tema muy delicado e importante de señalar, sobre todo en niños y adolescentes, quienes llegan a sufrir acoso escolar o incluso en casa debido a este tema, como el caso reciente de un niño de 6 años que murió debido a que su padre lo puso a ejercitarse por “estar muy gordo”. En las películas y las series (a veces incluso de forma inconsciente) el sobrepeso es tratado como algo digno de ridiculizarse, se convierte en motivo de burla o asco, como en Wonka o The Whale. Living Large acertadamente señala estas actitudes agresivas por parte de la sociedad y del círculo cercano de los jóvenes al momento de tratar el tema.

Tanto la enfermera como el profesor de educación física abordan la situación desde una perspectiva de avergonzar al niño, regañarlo y culparlo por su falta de actividad física. Por otro lado, sus padres, en su preocupación, le recriminan cualquier cosa que come y en lugar de preguntarle cómo se siente, se enfocan en decir que se verá “mucho más sano” una vez que adelgace, lo cual, sumado al acoso escolar por su peso, no hace más que afectar más y más al joven.

La película utiliza escenas animadas en 2D que nos adentran en los pensamientos del protagonista, tanto sus miedos más grandes como sus fantasías, para entender cómo se ve afectado por esta situación. También hay secuencias en las que la comida se muestra muy antojable para expresar el amor del chico por la comida, sin satanizarlo o retratarlo como algo horrible, las cuales contrastan con otras partes más oscuras donde come por ansiedad o sentimientos negativos.

Algo positivo es cómo, en lugar de caer en un retrato de pornomiseria, la historia se enfoca en mostrarnos al protagonista como un niño alegre y con un peculiar sentido del humor. Incluso en circunstancias adversas, las responde con algún chiste, lo cual hace más notorio cuando empieza a verse decaído por el comportamiento de aquellos a su alrededor y por su baja autoestima. Otro acierto es no poner a los padres como caricaturas crueles y malvadas, sino personas con genuino amor por su hijo, pero cuya ignorancia los lleva a abordar la situación desde un ángulo equivocado.

En cuanto al estilo de animación, la directora utiliza principalmente el stop motion con marionetas, técnica tradicional del cine checo (país de donde es la película). Con secuencias variadas que van desde la cotidianidad de la casa hasta los jóvenes jugando en la alberca o literalmente por las nubes, con elementos como nieve, animales y burbujas, hay un buen ojo al detalle de cada elemento, así como un trabajo de fotografía cuidado para lucir el trabajo de los animadores. El equipo se enfocó en cuidar mucho la expresividad de las marionetas: el diseño de los personajes es divertido y muy creativo, todos tienen rasgos distintivos para hacerlos memorables a la vista.

El ritmo es ligero pese a lo serio del tema, sin caer en solemnidad y haciéndolo asimilable para audiencias jóvenes que podrían estar pasando por lo mismo: hay humor, un toque de romance, divertidas canciones para mostrarnos la pasión musical de Ben e incluso un divertido monito. El final es un poco abrupto en su resolución, pero da un mensaje importante para padres y adolescentes.

Living Large trata un tema importante con empatía, una animación ingeniosa y personajes con los cuales es fácil encariñarse. Su mensaje a personas pasando por esta situación es tratado con tacto sin nunca ser didáctico y manteniendo el foco en el viaje de su protagonista. Kristina Dufková nos trae un trabajo entretenido y relevante para niños y adultos por igual, quienes al verlo, esperemos, puedan aprender varias cosas sobre cómo abordar este tema sin herir a otros.

“Living Large” tuvo su premiere mundial en la sección Feature Films Contrechamp del festival Annecy 2024.