Ishana Shyamalan, la hija del famoso M. Night Shyamalan, no se puso a sí misma una tarea sencilla con su debut como directora: Observados, una mezcla de fantasía y terror que guarda demasiadas similitudes temáticas con las películas de su padre, tantas que inevitablemente podría llevar a la comparación. Afortunadamente, la joven directora logra crear una vibra propia, aunque no sin sus fallas.

Mina (Dakota Fanning) se pierde un día en un profundo bosque sin salida en el oeste de Irlanda. Antes de que caiga la noche, logra encontrar refugio en un enorme cuarto cuya pared frontal es un gran espejo que está habitado por tres personas: Madeline (Olwen Fouéré), Ciara (Georgina Campbell) y Daniel (Oliver Finnegan). Ellas le informan que del otro lado del espejo se puede ver hacia dentro de la cabaña, y por las noches unas misteriosas criaturas se reúnen a observar cómo se comportan. ¿Hay escapatoria de esta pesadilla hecha realidad?

La ambientación y la premisa son bastante interesantes: Shyamalan logra crear una atmósfera tétrica y transmitir un sentimiento de incomodidad. La fotografía y el diseño de producción juegan bien con los reflejos de la casa, algo que cobra mucho sentido más avanzada la historia, y consiguen hacer del bosque algo amenazante en las noches, mientras que en el día luce como un lugar sin peligro.

El elenco es sólido y ayuda a sobrellevar algunas de las carencias del guion, como cambios abruptos de personalidad o reacciones irreales demasiado convenientes. Los personajes son memorables gracias a varios elementos distinguibles. Finnegan (Outlander) maneja bien la impulsividad e infantilidad de Daniel, mientras Georgina Campbell (Lovely, Dark and Deep) le saca jugo a su tierno personaje, sobre todo en una confrontación a mitad de la película.  Fouéré (La masacre de Texas) tiene una presencia imponente que empata bien con la testarudez de la protagonista, a quien Fanning (Ripley) interpreta con un aire misterioso.

Sin embargo, si bien la directora sabe cómo construir una atmósfera inquietante, es mejor ajustar las expectativas respecto a los sustos con este trabajo. En su mayoría es más una especie de mezcla de fantasía y suspenso, contrario a lo dicho por la publicidad. El misterio y las criaturas generan más intriga y curiosidad que miedo inmediato, por lo cual quienes vayan buscando algo más terrorífico (sobre todo considerando el pasado de Ishana Shyamalan como directora de la serie Servant) podrían salir algo decepcionados.

Esto también se debe a un guion un tanto caótico cuya elaborada mitología no siempre es expresada de la mejor forma, como cuando en medio de una desesperada huida un personaje se detiene a explicar datos del origen de las criaturas. Esto se siente sobre todo en el extendido final, el cual está obsesionado con dar un giro de tuerca extra y alarga la historia un poco de más. La información es demasiada para tan solo una hora y cuarenta, por lo cual mucha debe ser entregada por medio de diálogos revelatorios a veces un poco forzados.

Aún así, Observados ofrece suficiente curiosidad como para satisfacer a los fanáticos del folk horror. Su mitología es interesante, tiene algunas escenas perturbadoras y aunque habrá quienes la encuentren algo predecible, definitivamente las inquietantes criaturas y compromiso con una premisa arriesgada compensan este punto. Si bien tiene varias imperfecciones, Ishana Shyamalan muestra talento en cuanto al manejo de ambientación tenebrosa y construcción de misterio. Estaremos observando lo que la joven directora traiga para nosotros a continuación.

“Observados” está en cines mexicanos.