Batman no es un personaje ajeno a la navidad, como queda demostrado en Batman Regresa o varios episodios de la serie animada de los noventa, y el director Mike Roth utiliza esta celebración decembrina para presentarnos una sencilla y disfrutable aventura del famoso vigilante enmascarado, junto a su pequeño hijo Damián, en la nueva película animada Un pequeño Batman navideño (Merry Little Batman).

Damián Wayne (Yonas Kibreab/Mateo Mendoza Pantoja) es el pequeño e hiperactivo hijo de Batman (Luke Wilson/Dafnis Fernández). El niño ha crecido idealizando la idea de convertirse en un superhéroe como su padre para ayudarlo en su épica cruzada contra el crímen. En Nochebuena, tras regalarle su primer cinturón de herramientas, Bruce sale en una supuesta misión para la Liga de la Justicia y deja desprotegida la ciudad por lo que, tras descubrir una conspiración para robar la Navidad por parte del Guasón (David Hornsby/Gabriel Ortiz), Damián debe asumir el manto del murciélago y salvar el día.

El guion de Un pequeño Batman navideño, escrito por Morgan Evans y Jase Ricci, bebe de muchas otras películas ambientadas en Navidad que buscan transmitir un mensaje sobre no ser egoísta, la unión familiar y el verdadero espíritu de las fiestas. El viaje y su desenlace son predecibles, sin embargo, la cinta es disfrutable gracias a la calidad de la animación y las constantes referencias al mundo de Batman.

Un pequeño Batman navideño nos permite ver una faceta del personaje distinta a encarnaciones anteriores: aquí Batman es un padre divertido, amoroso, preocupado y bastante atento con su pequeño hijo; su pasado superheroico no está peleado con la felicidad de su presente, sin embargo el trauma de la pérdida de sus padres es lo que motiva su sobreprotección hacia Damián. Esto último es notorio a lo largo de la película pero los guionistas deciden abordarlo de forma directa y pasan del tema una vez que lo vomitan a la audiencia en un diálogo de exposición innecesario.

Damián también es el clásico protagonista de una historia navideña: un personaje egoísta que después de arruinar/perder algo se da cuenta de las consecuencias de sus acciones, cambia y repara el daño. Esta versión también es distinta a la de otras animaciones y su contraparte de los cómics, sin embargo su estructura básica es un molde fácil de rellenar con la información de otras películas con temática similar.

El diseño de los personajes es exagerado, creativo y no se parece a nada que hayamos visto antes de estos personajes, además ayuda a transmitir información básica para los más pequeños: Batman y Damián están compuestos por líneas curvas y figuras ovaladas mientras El Guasón y los demás supervillanos están llenos de líneas rectas y ángulos extremos. Algunos diseños son desproporcionados y excesivos, sin embargo es fácil acostumbrarse a ellos y disfrutar la acción constante y las peleas entre héroes y villanos.

Un pequeño Batman navideño se siente como un especial de larga duración que podrían pasar en la televisión la mañana de Navidad para escuchar de fondo mientras abrimos los regalos. Su acercamiento al personaje es ligero y está más orientado hacia un público infantil, pero eso no significa que los adultos no puedan disfrutar sus referencias al pasado cinematográfico de Batman. La historia es predecible y parece sacada de un libro de Dr. Seuss, sin embargo, es entretenida para pasar el rato acompañado de tus seres queridos en esta temporada decembrina.

“Un pequeño Batman navideño” ya está disponible en Amazon Prime Video.

Imagen de portada cortesía de Amazon MGN Studios.