Mentir a los niños sobre la existencia de Santa para que no pierdan la ilusión por la Navidad es algo tan común que existen múltiples chistes y películas al respecto. Sobre esta idea, el director José Sierra construye Santa mi amor, una romcom diseñada para disfrutar estos festejos decembrinos, pero cuyo resultado final falla en capturar la magia que promete.

Lucía (Ana Serradilla) es una madre soltera que adora a su hija, Leonora (Olivia Duflos), y no tiene tiempo para citas. Eso es hasta que un día conoce a Sergio (David Chocarro), con quien hay química inmediata. Ambos mantienen una relación a distancia por un año por el miedo que tiene Lucía de presentarle a Leonora. Sin embargo, un día Leo los descubre y Lucía decide mentirle: le dice que Sergio es Santa Claus y las va a llevar al Polo Norte. Ahora él tiene que mantener la farsa para no romper la emoción de la niña y su relación con Lucía.

La premisa no es mala y la película tiene varias virtudes: su factura está por encima de las de Hallmark Channel o producciones navideñas de Netflix como Navidad de golpe. Sin embargo, José Sierra la lleva de una forma que hace muy difícil empatizar con Lucía y su hija. Leonora es una niña malcriada a la cual su madre mima en todos sus caprichos, los cual es enmarcado como un rasgo tierno de la niña, aunque de tierno realmente no tiene nada.

Lucía por su parte tiene una actitud terrible frente a Sergio a quien acusa múltiples veces de “no echarle suficientes ganas”, de ser “muy sarcástico” o de “preocuparse solo por el trabajo”, aunque hay una escena en la que literalmente va a la ciudad para cerrar el trato de sus sueños y regresa lo antes posible el mismo día para cumplirle una promesa a la niña. El guion parece equiparar estas actitudes de Lucía con la obsesión de Sergio por su carrera o su falta de espíritu navideño, como queriendo poner al mismo nivel estos defectos con los de alguien que miente y obliga a su pareja a pintarse el cabello, cambiar su estilo de vida y convertir todo su pueblo en el Polo Norte para consentir a su hija.

A partir de la segunda mitad el tono se compone y vemos a una Leonora más tierna, así como su conexión paulatina con Sergio, pero para este punto de la trama muchos ya estarán muy frustrados como para dejarse llevar por la dulzura. Uno de los problemas es que el carácter de la niña cambia conforme a la magia del guion: mientras que por 40 minutos es berrinchuda y posesiva, de repente se vuelve adorable y en un punto completamente inverosímil se convierte en una persona sabia que da consejos amorosos. No hay coherencia y la película sufre por ello.

La buena química inicial entre ambos personajes se pierde totalmente conforme las demandas de Lucía se vuelven cada vez mayores y es complicado creer que alguien haría tanto por una persona, mucho más si dicha pareja además critica tus esfuerzos. Aún así los actores logran vender el enamoramiento entre estos dos personajes y son lo suficientemente carismáticos como para dejar un buen sabor de boca.

Pese a contar con un buen elenco secundario, todos son desaprovechados de forma terrible, sobre todo Adriana Llabrés (Todo el silencio) y Daniel Haddad (Radical) quienes son memorables en sus muy breves apariciones pero no tienen mucho qué hacer y sus personajes (aunque son muy importantes para la trama) son dejados de lado sin pena ni gloria. La película también peca del mal de muchas de estas romcoms mexicanas: no hay nada que justifique que esté hecha en México, podría haber sido ambientada en cualquier parte por lo genérico de su pueblo y del contexto de sus personajes, como si sus aspiraciones fueran ser una réplica de las estadounidenses, solo que en español.

Si bien es una película navideña con una técnica por encima del promedio, Santa mi amor está lejos de ser el regalo de Navidad más esperado de la temporada. Sin embargo, a pesar de que su diseño de producción es aplaudible, carece de algo que varias de esas películas hechas con menos ojo al detalle sí tienen: el tono azucarado y llevadero que los fans de este tipo de trabajos tanto aman.

“Santa mi amor” está disponible en Amazon Prime Video.